Esperma… no, espera real

Lo que me gusta de los concursos de belleza es el hecho de que se pueda conseguir una corona por votación popular. ( También me agrada ver como la revista Telva ata a las modelos con longaniza solidaria virtual y grandes chutes de Photoshop) A Letizia con zeta… no la hizo falta… Lo suyo fue meteórico, no como ciertos camareros que tardan una eternidad en servirte una Coronita bien fría. Es lo que tiene ser de perfil bajo, que aunque seas el tipo más dulce del orbe judeocristiano, ellas se pirran por el “ mejor” cacao… y siempre preferirán una buena tableta de chocolate negro a un huevo Kinder. Cuando las tías divagan estás jodido… o pensándolo mejor, quizás no… quien quiere cargar con divas vagas… ¡ Yo al menos, me niego a hacerlo!. Es lo que digo, entre que aparezca tu padre por la puerta de casa en plan ecologeta con un pavo atado del cuello como si fuera una caniche francesa cinco meses antes de la esclavitud navideña… y ponerte a fabricar velas con la cera que te sobra de los oídos para no pensar que con los impuestos que pagas se financia a esa cuadrilla de holgazanes sin fronteras que es la Familia Real… porqué te vas a decidir más que por… ( ¡ y qué perfil tienen todos!… nunca cara, aunque les sobre para dar y recibir. Es lo que tiene la realeza… ¡ ese contorno mayestático!. Para monedas, sellos… yo que sé. Lo nuestro es chuparles por detrás y pegarles en cartas, postales… pero, ya tan sólo, de modo y manera testimonial. Es una verdadera pena, la ralea ya no se arrastra como antaño. Tienen educación audiovisual, criterio propio, Princesa del pueblo… y hasta derecho al voto.

Como se han perdido las tradiciones. ( Hablando de… otras cosas?) Los zánganos viajan en coche oficial o en carrito de Carrefour… hechos cinta en adobo… y algun@s exlomos televisiv@s sirven de probeta de laboratorio para tertulias heterodoxas del coure patrio. ( El excitante mundillo de eso de la… “ cortesía” y de la genuflexión no conoce límites… Desde los que un día terminarán por romperse el espinazo… hasta los que pasan, porque ellos son así de guays, y además su abuelo hizo la guerra en el bando de los que perdieron… Orgullo obliga, aunque los muy payasetes no se lo hayan ganado) Las monarquías tienen su corrupción adocenada, como sus críticos de opereta, o sus gacetiller@s pánfil@s de conspicuo apellido militar y breve pluma ilustrada. Es ley de vida. De vidas, ejemplares… más allá de La razón. Por unas causas o por otras, demasiados buches agradecidos. Banqueros, empresarios, periodistas, cientos… acaso unos pocos miles de funambulitas del “ convalézcalo Gutiérrez”.  Hay placentas que, siempre exclusiva en mano, llevan la cuestión republicana… al espinoso callejón macarra y sin salida, de si falda/pantalón color burdeos… o traje de chaqueta blanco roto… marfíl, con incrustaciones de pedrería fina. ( Más brakes transparentes en la piñata y “ algún” pequeño retoque de cirugía correctora nasal) ¡ Coño!, ¡ por fin ha aparecido el puto “ lacayo” qué tenía que traer las cervezas!. ¡ Aleluya, hermanos!. Alabaré, alabaré… los vasos… ¿ Cuándo he pedido yo ese vino blanco?. Tal vez, deberíamos hacer como los jodidos australianos… y comenzar después de Juancar a pensar en la república?. Lo siento… ¡ Gua, Felipe!. A buen seguro… hasta el santificado cogote Real lo entenderá, no en vano… en todos los trabajos se fuma.

Anuncios

~ por angusenelespaciovacio en 20 agosto, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: