Conceptos utópicos

Nadie me va a decir que soy libre porque puedo votar cada cuatro años. No es verdad. La libertad está dentro de mí, como los pulmones, el cerebro, el corazón… o los intestinos, incluida la mierda que baja por ellos. Sí, tengo libertad… para elegir entre la cara y la cara de una misma moneda… aunque no pueda elegir el coche que deseo conducir realmente, o el colegio donde se educan mis hijos… por carecer digamos, de suficiente “ independencia” económica; como tampoco me puedo permitir el beber un whisky de cuatrocientos euros el vaso porque mi moral, algo vetusta y soberbia, me lo reprocharía una… y otra, y otra, y otra vez. ( Hay objetos que no son cuestión menor, de poder… ni tan siquiera de deber) Mas… o sí, soy libre… porque puedo votar, porque lo dice ese rollo de papel higiénico que es La constitución con el que los más, y los muchos más, se limpian el culo… esa misma ley suprema que estoy prácticamente seguro que más de uno… y de dos, de los que se refugian bajo ella… cambiarían de la noche a la mañana por un cargo administrativo o gubernamental fuera en democracia o bajo la tiranía de la más férrea dictadura… les da igual. ( El Gobierno pone a prueba el socialismo de coderas… del mismo modo que a esos mentecatos liberales “ de toda la vida” que terminarán por heredar la tierra. ¡ Cabrones!)

Todos esos que se llaman a sí mismo demócratas me hacen vomitar bilis negra y algo más. Se creen que el ser “ demócratas” les cubre de honestidad como una manta zamorana… y bajo ella, a cubierto de los códigos y demás preceptos del Estado, y del sentido común, engañan, roban, matan… y hacen todas las tropelías inimaginables. Creo que en la vida que definen como “ pública” y también en la privada… simplemente, por encima de cualquier otra consideración social o política… lo importante no es ser “ demócrata”, si no ser honesto. Y paso de lo que digan… toda esa burda e improcedente “ chusma” inútil de antifascistas, con o sin burka antisistema… y de mojigatos convencidos por la gran mentira del bipartidismo. Creo que la auténtica libertad no está en sus medias verdades y en su juego de intereses que hace jirones las raíces de la democracia. Igualdad, honestidad, solidaridad… ¡ qué utópicos conceptos en ésta sociedad de vestales!, que presume de tanto derroche y debe tantas facturas.

Anuncios

~ por angusenelespaciovacio en 16 agosto, 2010.

5 comentarios to “Conceptos utópicos”

  1. …se nota que los gobiernos actuales nos hacen pensar y sentir lo mismo , al menos LOS NUESTROS.
    Yo tampoco llamaría LIBERTAD el poder votar, muy por el contrario lo estoy considerando como castigo, pues tengo que votar AL QUE NO QUIERO, pues no hay elección, aquí son siempre los mismos, o las mujeres, o los maridos, o los cuñados, o el amigo del que está y no ha hecho nada más que robar e indignarme…
    Me encantaría poder votar a alguien “honesto”.

    (y no quiero q se lea entre líneas que prefiero a la dictadura, ehh!!!)
    Besotes

  2. Anadry, cuando por criticar la ” honestidad” democrática… le llaman a uno fascista… hay que empezar a preocuparse por la chusma de ” demócratas” que nos pastorea…

  3. La libertad es primitiva, las leyes, salvajes.

  4. La Libertad consiste en ser Libre. Y a día de hoy ¿Quién puede decir que lo es realmente?
    Un abrazo!!!

  5. KappieG, Silvia… gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: